• CHAD BRAY
  • LONDRES

La ministra de Cultura de Gran Bretaña dijo que estaba inclinada a pedir al regulador de la competencia del país que llevara a cabo una revisión detallada de una oferta de la 20th Century Fox, de Rupert Murdoch, quien busca tomar el control total del gigante británico Sky.

En una declaración al Parlamento, la ministra, Karen Bradley, dijo que estaba "dispuesta" a remitir el acuerdo de 15.000 millones de dólares a la Autoridad de Competencia y Mercados para una investigación más intensa sobre las preocupaciones sobre si Fox mantendría los estándares de difusión en Gran Bretaña y si controlar totalmente a Sky no implicaría darle demasiado control de los medios británicos.

Sky y Fox tienen 10 días para responder antes de que Bradley tome una decisión sobre si remitir el asunto para una investigación más profunda o no.

Que Bradley diría que se inclinaba hacia la búsqueda de una investigación más completa era algo que se esperaba: Ella había indicado anteriormente que las preocupaciones sobre cuánto control tendría la familia Murdoch sobre los medios de comunicación del país merecía una revisión más profunda. Lo inesperado fue el potencial para un escrutinio adicional de si Fox mantendría los estándares de difusión en Gran Bretaña.

En junio, la Oficina de Comunicaciones, u Ofcom, dictaminó que Murdoch, el presidente ejecutivo de 21st Century Fox y otros ejecutivos de la compañía estaban en condiciones de poseer licencias de radiodifusión en Gran Bretaña, a pesar de que concluyó que un escándalo de acoso sexual en Fox News había ascendido a "importantes fracasos corporativos".

En agosto, el Ministerio de Cultura británico dijo que había escrito a Ofcom, buscando aclaraciones sobre su revisión anterior de si la compañía cumpliría los estándares de radiodifusión británicos.

El martes, Bradley dijo que las preocupaciones sobre el interés público y los asuntos de gobierno corporativo justificaban una investigación más profunda.

Una investigación a fondo podría tomar hasta seis meses y retrasaría aún más la transacción propuesta. Eso sería un revés para Murdoch, quien fundó la cadena de televisión por satélite a principios de los 90 y ha buscado durante mucho tiempo la propiedad total de la misma.

Una adquisición de Sky le daría a 21st Century Fox el control de una red de satélites paneuropea y derechos sobre contenidos adicionales, incluyendo emisiones de la Premier League inglesa y otras ligas de fútbol en partes de Europa.

En una declaración el martes, 21st Century Fox expresó su decepción por la decisión y el prolongado proceso de revisión regulatoria.

"Estamos sorprendidos de que después de un escrutinio y asesoramiento regulatorio independiente, y durante cuatro meses para examinar el caso, la Secretaría de Estado todavía no pueda formarse una opinión", dijo la compañía, refiriéndose a Bradley. "Instamos al secretario de Estado a tomar una decisión final rápidamente".

La compañía señaló que Ofcom ya había emprendido "una revisión sólida y rigurosa" antes de concluir que 21st Century Fox estaba comprometida con las normas de transmisión del país.

"Por lo tanto, estamos decepcionados de que la Secretaria de Estado haya decidido no seguir el consejo inequívoco del regulador independiente, que es el órgano de expertos encargado de hacer cumplir el Código de Difusión", dijo Fox en un comunicado.

La compañía dijo también que anticipó que el acuerdo se cerrará el 30 de junio del 2018, sin más retrasos.

Fox anunció en diciembre que había llegado a un acuerdo para pagar unos US$ 15 mil millones por la parte de Sky que aún no poseía.

Sky ofrece servicios de televisión, banda ancha y teléfono a casi 22 millones de clientes en Austria, Gran Bretaña, Alemania, Irlanda e Italia. Las autoridades antimonopolio de la Unión Europea aprobaron el acuerdo en abril, diciendo que no planteaba problemas de competencia en Europa.

Pero la fusión ha atraído un escrutinio significativo en Gran Bretaña, donde Murdoch sigue siendo una figura divisiva.

Una oferta anterior para Sky se retiró en el 2011 después de que estallara un escándalo por el hackeo telefónico de los medios de comunicación en Gran Bretaña, que tragó la división británica de periódicos de Murdoch.

La autoridad británica de la competencia ofreció su punto de vista inicial sobre la transacción en junio, diciendo que la empresa fusionada controlaría una parte importante del panorama de medios de comunicación de Gran Bretaña, incluyendo la televisión, periódicos y puntos de venta online.

Fox dijo en ese momento que había hecho concesiones para hacer frente a esas preocupaciones, pero el gobierno británico dijo que los remedios no fueron lo suficientemente lejos.

Los analistas habían anticipado un movimiento de 21st Century Fox para obtener el control total de Sky, mientras las compañías de medios buscan crecer, controlar más contenido y distribuir ese contenido directamente a los clientes con la esperanza de mantenerse al día con compañías como Netflix y Amazon. La compañía de Murdoch había dicho que su participación existente en Sky no era "una posición final natural".

Pero 21st Century Fox ha luchado para superar el escándalo del acoso sexual.

Douglas Wigdor, un abogado de varios empleados actuales y anteriores de Fox News que hizo denuncias de acoso sexual y racial contra la red, alertó a los reguladores británicos sobre los detalles de esos casos en los últimos meses. Dijo que estaba contento de que Bradley estuviera inclinado a pedir una revisión más exhaustiva.

"Hay mucho que todavía pueden averiguar, especialmente con respecto a las personas que están obligadas por la confidencialidad", dijo Wigdor. "Esperanzadamente, tomarán medidas para conseguir que Fox renuncie a éstos para que otras personas puedan hablar y que el gobierno pueda hacer una determinación si se encuentran con estándares de difusión con un sistema lleno de hechos".

Siga a Chad Bray en Twitter @Chadbray. Emily Steel contribuyó con reportes de Nueva York.