Chad Bray

LONDRES.

El gobierno irlandés anunció el 12 de junio el rango de precio de Allied Irish Banks, que podría valuar al banco hasta en 14.900 millones de dólares cuando salga a bolsa este mes, siete años después de que fuera nacionalizado.

La oferta pública inicial es un hito importante en la recuperación del sistema bancario irlandés, que casi arrastró a la quiebra a todo el país a raíz de la crisis financiera del 2008.

"Este es el momento indicado para avanzar a la siguiente etapa con el proceso de la oferta pública inicial de Allied Irish Banks, ya que las condiciones del mercado son favorables, y me siento muy alentado por el elevado nivel de interés mostrado por los inversionistas en la oferta hasta la fecha", señaló en una declaración Michael Noonan, ministro irlandés de Finanzas, el 12 de junio.

El gobierno irlandés le inyectó 21.000 millones de euros (23.500 millones de dólares al tipo de cambio actual) a Allied Irish Banks, uno de los establecimientos de crédito más grandes de Irlanda en 2009 y en 2010, cuando estaba pasando apuros por el peso de las hipotecas inmobiliarias que se volvieron incobrables en medio de la crisis financiera. El gobierno ahora es dueño de un 99 % de sus acciones.

Después de rescatar a sus bancos, el gobierno de Irlanda se vio obligado a buscar su propio rescate y recibió 67.500 millones de euros de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional. Irlanda salió del programa internacional de rescate en 2013.

El 12 de junio, el gobierno irlandés señaló que esperaba evaluar el precio de la oferta de Allied Irish Banks entre 3.90 y 4.90 por acción. Eso significaría una capitalización de mercado de 13.300 millones de euros en el extremo superior de ese rango.

La oferta es por 679 millones de acciones y estará registrada en la Bolsa Irlandesa de Dublín y en la Bolsa de Londres. Se espera que las transacciones condicionales de las acciones empiecen el 23 de junio.

"El éxito de la transacción representaría un importante hito en nuestra jornada para deshacernos de nuestras inversiones bancarias y, a fin de cuentas, recuperar todo el dinero que el estado irlandés ha invertido en Allied Irish Banks", indicó Noonan.