• Por Natalio Rubinsztein
  • Socio de BDO AUDITORES CONSULTORES

Finalizando con esta serie decíamos que:

1. En el momento de tratar de recomponer la situación, o sea en el momento de implantar un adecuado sistema de registración contable, se evalúe cuidadosamente al profesional contable que le va a asistir. Y también respecto de los múltiples aspectos a considerar, como la reorganización administrativo-contable que deberá realizarse, la reformulación de funciones, circuitos, de la documentación de respaldo, etc. De los puntos esenciales de riesgo y control interno.

2. Esto debe estudiarse concienzudamente, ya que constituirá en este momento, probablemente una de las más rentables inversiones de la actividad, orientada hacia el futuro.

3. En otro orden, el requisito de la "Auditoría Fiscal" para las empresas y entidades con determinado volumen de operaciones, ciertamente ha generado la adecuación a trabajar declarando íntegramente las operaciones que se realicen.

4. Presumimos que algunos dirán que las cosas no son siempre de este modo y que la competencia es feroz y hay que hacerle frente, o bien que el mercado obliga, que es el competidor quien actúa incorrectamente y por lo tanto hay que seguirlo para no perder el tren.

5. Y que finalmente muchos conocen un sinnúmero de situaciones en las que nadie ha sido castigado. Y estos comentarios constituyen ciertamente la otra campana que no puede dejar de escucharse.

6. Pero de todos modos es razonable suponer que luego de los comentarios formulados, todos estarán advertidos de los riesgos que se corren, y de los problemas a que se exponen trabajando con "doble" contabilidad.

7. En consecuencia se convendrá en que sale más barato trabajar sin esconder nada.

8. Claro que, en tal caso, supongo que no resultará fácil demostrar y convencer a todo el mundo que uno está actuando bien, que no tiene nada que ocultar y consecuentemente ningún pecado que confesar ni indulgencia que peticionar.

9. Simplemente una cuestión de cultura y conducta que, si tenemos voluntad auténtica de despegar, deberemos ir adquiriendo inexorablemente.