Este contenido requiere Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

DIARIO IMPRESO | EDITORIAL
Endurecer el combate a la cacería furtiva
Hace algunos días circularon por las redes sociales de internet varias fotografías y grabaciones de video que mostraban a cazadores posando orgullosamente al lado de sus trofeos –yaguareté, jabalíes, venados, etcétera– o en momentos en que despellejaban las piezas en el monte. Todos los que salen en las tomas fotográficas se exhiben sonrientes y relajados, con la actitud despreocupada de quien disfruta de un pasatiempo inofensivo. Para agravar el asunto, uno de los sujetos en cuestión fue identificado como un alto directivo de la Cooperativa Colonias Unidas, Agustín Konrad, quien deberá explicar con detalles a la Justicia en qué circunstancias fueron captados esos registros gráficos. Es que la caza de animales en peligro de extinción –no existe prácticamente ninguna especie silvestre que no se encuentre en algún nivel de riesgo, pero hay algunas que están en peligro crítico, como el yaguareté– constituye un delito grave que no puede quedar impune.
 [ 1.00 / 5 -Total: 2 votos  ] 
  
Compartir
08/12/2012
La Ley 716/96 que sanciona delitos contra el medio ambiente dispone penas carcelarias de hasta cinco años para quienes destruyan animales silvestres en vías de extinción y los que trafiquen o comercialicen ilegalmente con los mismos, sus partes o productos. Hasta hace algunas décadas atrás, Paraguay era uno de los países del continente que podía jactarse de conservar todavía buena parte de su riqueza natural. Extensos bosques naturales en la Región Oriental y amplias zonas del Chaco sin explorar daban albergue a cientos de especies de aves, mamíferos, reptiles, insectos y peces. Hoy la situación es muy distinta. La presión de la agricultura y de los conglomerados urbanos sobre los montes de la Región Oriental han terminado por recluir lo poco que queda de la fauna originaria en islas de vegetación. Un proceso similar se está produciendo en la Región Occidental.

Allí es particularmente delicado el problema que se plantea en el Alto Paraguay, donde se encuentran los bosques más nutridos de nuestro país, en la parte norte del departamento que integra el Gran Pantanal, junto a áreas que se hallan en territorio boliviano y brasileño. Existen otros ecosistemas, como los humedales del Bajo Chaco o los esteros del Ñeembucú, son igualmente vulnerables a la intervención humana. A la degradación del medio ambiente y a la pérdida de nuestro patrimonio natural ha contribuido no poco la cacería furtiva. No se habla aquí de la caza o la pesca por razones de sobrevivencia o de cultural, sino de la que se practica como hobby o divertimento. Si bien las imágenes de las que se hablaba al principio no son las únicas ni las primeras en difundirse a través de internet, lo cierto es que no reflejan ni remotamente la magnitud del problema de la caza furtiva y existe un subregistro mucho más amplio.

Existen denuncias de expediciones de caza, especialmente en alejados territorio chaqueños, en los que participan extranjeros atraídos por esta modalidad de turismo ilegal. De igual forma, es frecuente que en los controles que se realizan en la cabecera del Puente Remanso sean detenidas personas que llevan animales salvajes en sus vehículos. A esto se suma un intenso tráfico de especies silvestres –especialmente aves y monos– con rumbo a otros países. En definitiva, es urgente que las autoridades adopten medidas enérgicas para frenar la terrible depredación que viene afectando a nuestra fauna. Este objetivo implica una importante inversión en los organismos responsables de custodiar las áreas naturales protegidas y salvaguardar las especies en peligro. Paralelamente, en el Congreso de la Nación deben estudiarse modificaciones en las leyes para endurecer las penas a los infractores como una forma de desalentar estos delitos.

Si no se impulsan medidas urgentes y firmes, lo poco que resta de la que fue la rica y variada fauna y flora de nuestro país será solo un recuerdo.
Comentar
.-.-
Registrarse  |  Recuperar Contraseña
Para poder comentar debe estar registrado
SESIÓN DE USUARIO
Correo 
Contraseña
REGLAS PARA EL COMENTARIO
-El comentario representa la opinión del lector y no la línea editorial de LA NACION.
-lanacion.com.py no se hace responsable por los comentarios publicados.
-El comentario está sujeto a la revisión de un editor para su publicación.
-Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios inapropiados: ofensas, insultos, agravios, groserías, etc.
-Las cuentas de usuarios que no respeten las reglas serán dadas de baja.
-Los usuarios solo podrán escribir hasta 1200 caracteres.
-Aquellos usuarios que dupliquen sus comentarios serán desactivados.
-Si el equipo técnico de lanacion.com.py detecta el uso de datos falsos, el usuario será inmediatamente bloqueado.
-Este espacio no puede ser utilizado para hacer publicidad, promociones ni propaganda de ninguna clase.

Alejandro Domínguez Wilson-Smith
DIRECTOR
dirección@lanacion.com.py
(595-21) 512 520

© 2011 Grupo Nación de Comunicaciones Todos los derechos reservados. Av. Zavala Cué entre 2da y 3ra / Fdo. de la Mora Zona Sur - Paraguay - Teléfonos: (595-21) 512 520 / Fax Redacción: (595-21) 512 535 - Fax Publicidad: (595-21) 513 455 / Fono Avisos: (595-21) 522 522 - email: digital@lanacion.com.py