El Dakar 2017 se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para la ASO, entidad encargada de la organización del rally raid más duro del mundo, debido a que la lluvia caída en la zona del altiplano ya obligó la reducción y cancelación de varias etapas. La primera en ser cancelada en su totalidad fue la sexta que debía unir en Bolivia las ciudades de La Paz con Uyuni; y anoche la Aso decidió la cancelación de la octava etapa, que hoy debía celebrarse entre las localidades argentinas de Salta y Chilecito, sobre un circuito de 977 kilómetros con 406 de especial.

Este lunes, la intensidad del temporal que cayó provocó un derrumbe en Jujuy, en la Ruta 9, que retrasó la llegada de la caravana dakariana a la capital salteña, al verse forzada a desviar por una ruta alternativa, la 51, ex Ruta 40, por San Antonio de los Cobres, para llegar al vivac, recién en horas de la noche.

En estas condiciones, en camiones, el Renault Trucks del holandés Martin Van Den Brink, pegó el gran salto para ganar esta octava etapa, por delante del Iveco del argentino Federico Villalba y del Kamaz de Eduard Nikolaev.

Con esto, Dmitry Sotnikov con Kamaz despojó del primer lugar en la general al holandés y campeón vigente Gerard de Rooy que pasó a ocupar el tercer puesto.

En autos, Sebastian Loeb de Peugeot obligó un cambio de timón, tras ganar su segunda etapa que le sirve para hacerse con el primer lugar de la general, desplazando a su compañero de equipo Stephane Peterhansel. al segundo.

En motos, a pesar de cerrar la etapa en tercer lugar, el británico Sam Sunderland sigue comandando la general, por delante del chileno Quintanilla y del francés Van Beveren.

En cuacis, tras el abandono del francés Simon Vitse por problemas mecánicos, y que marchaba segundo en la general, el ruso Sergey Karyakin se mantiene primero tras cerrar la etapa en segundo lugar.