En un momento en el que el caso Robert Piris y Rubio Ñu vs. Olimpia parece estar congelado, con un Piris trabajando en su ciudad natal fuera de todo ruido y un Olimpia que deja en manos de la Justicia lo que pueda llegar a ocurrir en el futuro, el presidente decano Marco Trovato volvió a referirse sobre el tema.

Sacó a luz algunos números y datos que hasta aquí eran desconocidos en toda la novela que llegó al final de su primera parte luego de la decisión del jugador de no renovar su contrato.

En comunicación con Futgol, por la 970 AM, Trovato aseguró que "Olimpia aceptó aumentarle el salario" al jugador, uno de los motivos claves por el cual la renovación no se dio, pero tras eso apareció el representante Isidoro Giménez "solicitando la exclusividad de venta, el 15% de los ingresos en una futura venta y una cláusula de salida de US$ 2 millones".

Trovato dijo que deja “todo en manos de la Justicia” para que se resuelva este caso.
Trovato dijo que deja “todo en manos de la Justicia” para que se resuelva este caso.

Eso hizo que caiga el acuerdo, porque pagando casi US$ 1,4 millones por el 100% del pase y sumándole salario del jugador y comisiones, la institución iba a pagar más de lo que iba a vender, según la máxima autoridad decana.

Contó además que en ninguna parte del contrato firmado por el acuerdo de cesión de Piris figuraba que el dinero por la compra del pase tenía que ser depositado en un banco. "Olimpia envió una escribana hasta la sede de Rubio Ñu para llevar el cheque y ellos no aceptaron", dijo. Además, contó que si algún club del exterior lo quiere fichar, que lo puede hacer, se expone a una sanción de dos libros de pases sin poder contratar y multas, porque Olimpia recurrirá a la FIFA.

Robert Piris viajó a Nanawa para casarse la semana pasada. Por ahora, su futuro es incierto, pero tiene ofertas del fútbol mexicano y portugués. Su pase está congelado en la APF a favor de Olimpia. El club extranjero que lo quiera llevar deberá hacer el pedido de liberación del pase vía FIFA.