La NASA ha incluido un presupuesto de 30 millones de dólares para programar una misión a Europa —una de las lunas de Júpiter— porque existe cierta evidencia de la presencia de agua y de vida. En el 2012 el Telescopio Espacial Hubble observó vapor de agua por encima de la región polar sur de Europa.

El trabajo dará inicio este verano en una nave espacial que explorará el gigante gaseoso Júpiter y varias de sus lunas, luego de que el Airbus Defence and Space en Francia fuera seleccionado por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) para construir la sonda para hacer un lanzamiento en el 2022.

Conocida como Juice (por su nombre en inglés Júpiter ICy Moons Explorer) la misión tiene el objetivo de estudiar no solo Júpiter y Europa sino a dos de las otras lunas: Ganímedes y Calisto. Este pasará 3,5 años explorando el sistema joviano después de un viaje que tomó más de siete años.

El científico del proyecto para la misión Juice, Olivier Witasse, le dijo a CNN que no existía una prueba directa, pero al parecer podría haber océanos ocultos en las cortezas lunares. "La misión intenta confirmar esto y descubrir qué tan profundo son", dijo él.

Witasse dijo que el proyecto, que el cual costará unos 900 millones de euros (alrededor de 99 millones de dólares), es muy emocionante, ya que permitirá hacer "múltiples acercamientos a las diversas lunas".

Hasta la fecha, la mayoría de los planetas descubiertos más allá de nuestro propio sistema solar —llamados exoplanetas— han sido gigantes gaseosos. Si Juice pudiera encontrar evidencia de zonas habitables en las lunas de Júpiter, entonces le da esperanza a aquellos que buscan entornos habitables en el universo más amplio.

ESA dice en su sitio web Juice: "Entender el sistema joviano y desentrañar su historia, desde su origen hasta la posible aparición de entornos habitables, nos dará una mejor comprensión de cómo se forman y evolucionan los planetas gigantes gaseosos y sus satélites. Además, se debe aclarar si existe la posibilidad de que surja vida en los sistemas exoplanetarios como Júpiter".

Esa es una posibilidad que entusiasma a Joanna Barstow, investigadora de ciencia planetaria de la Universidad de Oxford.

"Desde mucho antes que iniciáramos nuestra exploración robótica del sistema solar, nos preguntamos si había vida en otro mundo", dijo.

"Algunas de las lunas de Júpiter, a pesar de que sus superficies están cubiertas de hielo, podría tener océanos de agua líquida escondidos bajo la superficie. ¿Tal vez también están alojando vida bacteriana? Nos encantaría saber eso. "Encontrar planetas rocosos alrededor de las estrellas es complicado, porque son tan pequeños... la Tierra es menos de una décima parte del tamaño de Jupiter. Así que, encontrar planetas del tamaño de Júpiter es mucho más fácil y no hay razón para no esperar que otros Júpiter tengan lunas", dijo.