El paquete de medidas aprobado por el Equipo Económico Nacional (EEN) para dinamizar la economía ante la coyuntura regional e internacional, contará también con la intervención de las dos principales bancas del sector público. Se trata del Banco Nacional de Fomento (BNF) y la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) quienes tienen recursos disponibles para los diferentes productos crediticios de alrededor de US$ 300 millones para seguir ofreciendo créditos bajo condiciones muy ventajosas. La primera y segunda banca cuentan con productos con tasas de aproximadamente 8% anual y a plazos de hasta 12 años.

"El acceso al financiamiento para las mipymes para las empresas paraguayas es fundamental. Por eso, le pedimos al BNF una mayor agilidad en la concesión de los préstamos a las empresas nacionales, que reduzca la tasa de interés y amplíe los plazos de financiamiento", sostuvo el ministro de Hacienda, Santiago Peña.

REFORMA

Al tiempo de señalar que el BNF presenta una enorme carga burocrática, el secretario de la cartera económica aseguró que se está trabajando a fin de descomprimir la estructura, incluso rediseñando el rol de la banca de primer piso haciendo una modificación de su carta orgánica.

Con respecto a la AFD, Peña dijo que la burocracia se repite, pero que recientemente se liberaron unos US$ 100 millones, con la consigna de agilizar los procesos de concesión de créditos.

"Se sabe que la AFD le presta dinero a las entidades intermediarias y la disyuntiva está en éstas, si prestan su dinero o dan los fondos de la AFD. Ante esto, hemos propuesto que complemente al Banco Nacional de Fomento ya que tendrá un impacto muy positivo", manifestó el titular de la cartera económica.

RECURSOS

Durante el último mes, el Banco Nacional de Fomento, tras la aprobación del Equipo Económico Nacional (EEN), ofrece productos innovadores principalmente para coadyudar a los sectores económicos como de las micro, pequeñas y medianas empresas y agropecuario.

Los préstamos son otorgados a 1, 3, 7, 10 y hasta 12 de años plazo y a tasas generales de 7,95%, para el pago de las deudas de las mipymes rige una tasa del 18%.

El director de negocios de la banca de primer piso, Wladimir Ayala, dijo que la línea de crédito aprobada para el 2015 fue de unos US$ 400 millones, de los cuales hasta la fecha ya fueron canalizados en un 50%, por lo que aún resta la utilización de alrededor de US$ 200 millones.