• domingo
    4
    diciembre 2016

  • Asunción
    24 °C
    nublado

  • Cotizaciones de monedas

  • Dólar Americano

    Compra

    G. 5.730

    Venta

    G. 5.800

  • Peso Argentino

    Compra

    G. 325

    Venta

    G. 355

  • Real

    Compra

    G. 1.615

    Venta

    G. 1.700

  • Euro

    Compra

    G. 5.800

    Venta

    G. 6.250

La Galería Page, centro comercial en Ciudad del Este donde se recaudan fondos para Hizbulá, sería el centro de operaciones Hassan Barakat.

Narcotráfico es principal fuente de financiamiento de Hizbulá

INFOBAE
Las actividades delictivas del grupo terrorista Hizbulá en la región continúan su ascenso sin que ninguna alarma se encienda en los gobiernos de América Latina. Incluso, en muchos casos, las autoridades de algunas administraciones regionales son cómplices de sus movimientos.

Tráfico de drogas, de armas, de influencias, lavado de dinero y otras maniobras ilícitas son las elegidas por las células que la agrupación libanesa mantiene a lo largo de esta parte del mundo.

Desde el 2006 a la fecha, fue sobre todo el narcotráfico la vía que más dinero aportó al financiamiento de Hizbulá. Bajo diferentes fachadas, jefes regionales del grupo terrorista se instalaron en diferentes ciudades latinoamericanas para tapar sus verdaderos propósitos.
Mezquitas, centros culturales islámicos, comercios y otras organizaciones sin apariencia política reúnen a cientos de fieles, quienes en muchos casos son “utilizados” por la agrupación extremista.

Es la Triple Frontera (conformada por Paraguay, Brasil y la Argentina) la “capital” de Hizbulá en la región. Es allí donde más actividad ilegal puede observarse. Según fuentes de la inteligencia francesa, alrededor de 10 millones de dólares parten anualmente hacia Beirut para financiar al grupo comandado por el temible Hassan Nasrhallah.

BARAKAT
Uno de los delegados claves en esta zona fue identificado como Hassan Barakat, pieza fundamental en el rompecabezas extremista. Su comandante militar es Sobhi Mahmoud Fayad, un ex profesional operativo de Hizbulá, quien actúa de enlace en esa parte de América Latina entre Irán y el grupo terrorista. Era también el encargado de las triangulaciones de dinero con el Líbano, mediante la fachada de entidades de beneficencia.

Entre los lugares que sirven como fuentes de financiación figuraría la Galería Page, un centro comercial en Ciudad del Este donde se recaudan fondos para Hizbulá. Este paseo de compras –caótico por la muchedumbre que se agolpa ante sus “ofertas inigualables” de falsificaciones– está bajo el control de la milicia chiíta.

Comentarios